jueves, 7 de septiembre de 2017

Manolo Hugué, escultura de Enric C Ricart

Manolo Hugué, escultura de Enric C Ricart
Datada en 1941
Mide 26 cm de alto. (30 cm con pedestal)

El siguiente texto es copia de una entrada del blog de Teresa Costa Gramunt:














"En el pueblo de Caldes de Montbui, donde se respira un aire fantástico y brotan unas aguas termales con unas propiedades terapéuticas que dejan como nuevo, se puede visitar el museo Thermalia , donde se explica este privilegio de la naturaleza que ha sido aprovechando desde de la época romana, o quizás antes.

En el mismo edificio del museo Thermalia -un antiguo balneario- vale la pena visitar el legado del escultor Manolo Hugué, que desde 1928 vivió en Caldes de Montbui, de donde era originaria su abuela materna. Se fue por prescripción facultativa con su mujer Tototte (el museo hay unos retratos espléndidos de Tototte). Manolo Hugué arraigó en Caldes de Montbui y vivió en una masía, que a partir de ese momento fue conocida como pero Manolo . Con este nombre es llamado coloquialmente Manolo Hugué, en realidad Manuel Martínez Hugué, nacido en Barcelona en 1872 y muerto en Caldes de Montbui en 1945.

Amigo de Picasso desde los años jóvenes, este respetaba mucho Manolo. El estilo artístico de Manolo participa de los aires novecentistas, del Cubismo y de alguna manera también del Art Déco (sobre todo en cuanto al diseño de joyas), aunque Manolo se saltó cualquier ismo que le supusiera un apremio ( como también hizo Picasso, del que en sus Memorias escribió Ricart: Nunca nadie sabía de qué se descolgaría el inquietante Picasso ). Las esculturas de Manolo, inconfundibles, presentan un raro equilibrio de fuerzas, entre compactos y suelta, que se contrapesan.

Prueba de la amistad y afecto entre Picasso y Manolo son las obras que Picasso dio al escultor, a su mujer Tototte y también a Rosa, la hija adoptiva de la pareja. Se conservan en el museo Thermalia , situado en la plaza del León, donde está la fuente del agua de la que sale a 76º C de temperatura, y que tan va aliviar la salud de Manolo. La época de Caldes de Montbui fue muy fructífera. Los amigos lo visitaban a su pero, poco se movía de su entorno. Con todo, a veces viajaba hasta Sant Hilari Sacalm y también hasta Vilanova y la Geltrú.

Manolo, escultor prodigioso y de estilo personalísimo, también pintaba de manera muy notable. Entre la colección de pequeñas esculturas del legado de Manolo Hugué que hay en Caldes de Montbui, está la escultura de Enric-Cristòfol Ricart, en la que destacan los rasgos más sobresalientes de su fisonomía y comportamiento.

Entre las telas expuestas, hay una pintura que reproduce este comportamiento de Ricart, y es de suponer que se trata de un apunte de nuestro grabador y pintor mientras ponía para el escultor Manolo. Estas dos obras, la escultura y la pintura, están fechadas en 1941, y debían ser hechas por Manolo en una de sus visitas a Vilanova y la Geltrú.

Sabemos que después de la guerra civil Enric-Cristòfol Ricart, como Manolo, poco se movía mucho de su entorno y trabajaba como un monje medieval en su obrador. En 1941 Ricart ilustró el libro de Rafael Benet, El escultor Manolo Hugué . Sería, pues, en este momento que Ricart recibió en Vilanova la visita de Manolo Hugué y puso para él. El resultado es una magnífica escultura de pequeño tamaño y el apunte pictórico que sin duda le sirvió de inspiración. Esta pintura la desconocía, ha sido una feliz descubrimiento."

(artículo publicado en el Diario de Vilanova , 22 de agosto de 2014.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SI TE INTERESA VENDO



Antigüedades, dibujos, grabados, acuarelas, papeles antiguos, óleos, libros antiguos, o algún articulo expuesto en este enlace:

EN VENTA AQUÍ

ponte en contacto conmigo en los siguientes enlaces

annajorba@telefonica.net